Preparación para la reapertura

La reapertura de la Escuela Alemana en San José bajo el nombre de "Humboldt-Schule" es un paso decisivo en el renacimiento de la vida social de los Alemanes después de la Segunda Guerra Mundial y enfatiza conscientemente los puentes entre la recién fundada República Federal de Alemania y su tierra natal adoptiva Costa Rica.

 

Richard Steinvorth juega un papel decisivo en los preparativos para la reapertura de la Escuela Alemana. Las difíciles negociaciones con las autoridades costarricenses sobre la propiedad expropiada exigen mucho de él y de las otras partes involucradas. 

Además, el 12 de noviembre de 1955, se fundó una nueva asociación escolar para administrar la propiedad devuelta de la Escuela Alemana en el futuro. Según "las experiencias de la última guerra mundial, es inapropiado mantener cualquier relación de los bienes adquiridos en el momento del regreso de la Escuela Alemana e incluso con la Azociacion Escolar Alemana", cuyos estatutos son "casi en su totalidad inaplicables e irrecuperables en la situación legal y política de hoy". La exposición de los motivos continúa diciendo: "La influencia política causada por la naturaleza de la sociedad ya condujo en el período anterior a la guerra a la participación de la Asociación Escolar Alemana en el Partido Nazi y las consecuencias posteriores asociadas para sus miembros y la propiedad de la sociedad. No podemos darnos ilusiones de que esto ha cambiado en el nuevo estado federal republicano". (Fig. 1).

Dado que la anterior asociación escolar no quiere abrir una nueva escuela, la reunión para la fundación de la "Institución Cultural Germano-Costarricense" tendrá lugar el 12 de noviembre de 1955. Los dos primeros presidentes son Peter Schönfeld y Alfonso Acosta. 

 

En diciembre de 1955, el estado costarricense acordó pagar una compensación a la asociación escolar, y el 31 de diciembre de 1955 fue entregado un edificio a la asociación, que anteriormente formaba parte de la Escuela Alemana y actualmente es utilizado por el estado. La nueva asociación cultural tiene ahora un capital inicial de 30.000 colones (Fig. 2).

Reanudación de las operaciones escolares

El 5 de marzo de 1956, se pueden reanudar las operaciones escolares con 52 niños (Figs. 3 y 4).

Ni una revisión de las actas de las reuniones de la Junta de esos años ni ninguna otra nota en los archivos de la escuela proporcionan información sobre por qué se elige el nombre "Humboldt-Schule". En la carta antes mencionada de junio de 1955, entre los "requisitos mínimos" para la reapertura de la escuela, sólo existe la solicitud de cambiar el nombre de la escuela. 

Un artículo sobre Alexander von Humboldt en el suplemento especial de "La Nación" con motivo del 75 aniversario de la escuela afirma que este homónimo fue elegido porque las pautas pedagógicas de la escuela estaban en línea con la actitud de Humboldt, quien mostró interés en las ciencias naturales y el arte desde una edad temprana.

 

Las conversaciones con maestros de larga data, así como con nuestros testigos contemporáneos, sugieren que, después de las experiencias del Tercer Reich con el homónimo Alexander von Humboldt, se quiere construir sobre una personalidad que no está gravada por la ideología nazi y goza de tanta notoriedad como popularidad en América Latina, aunque el explorador no ha entrado en suelo costarricense. En Estados Unidos, varias escuelas extranjeras alemanas llevan su nombre. 

 

El número de alumnos está creciendo tan rápidamente que se triplicará en unos pocos años. En 1959, la Escuela Humboldt ya tenía 215 y 1961 325 alumnos, por lo que este año se decide el establecimiento de la educación secundaria (Fig. 5).

Humboldt-Schule_in_den_1960er_Jahren.jpg

Fig. 5: El edificio de la Escuela Humboldt en los años de 1960 (Fuente: Archivo del Colegio)

Hannes Ihrig como director

No está claro por qué la asociación patrocinadora volverá a optar por Hannes Ihrig (Fig. 6 y 7) al ocupar el puesto de director. Hannes Ihrig fue deportado por las autoridades estadounidenses a un campo de internamiento en los Estados Unidos en 1942 como un firme partidario nazi y no regresó a Costa Rica hasta 1947. Se sabe públicamente que era miembro del Partido Nazi y un representante de la generación de maestros que estaban particularmente apegados al nacionalsocialismo. En su ensayo "Como profesor en la Escuela Alemana de Costa Rica" (1937) expresa más que claramente su actitud nazi y antisemita, y antes de que la escuela fuera cerrada, entendió claramente su tarea como director y líder de la Juventud Hitleriana en la educación de los estudiantes para que sean jóvenes nacionalsocialistas y avanzar el adoctrinamiento al nacionalsocialismo.

Precisamente a partir de esta inclusión política, la recién fundada asociación escolar quiere distanciarse de ella (véase la Fig. 1). Sin embargo, Peter Schönfeld escribe en el informe anual de 1956: "Como miembro de la Junta Directiva de la nueva Institución, vimos las mejores condiciones para el éxito de nuestro trabajo en la persona del Sr. Hannes Ihrig, [...] quien para nosotros fue una garantía de trabajo exitoso a través de los resultados obtenidos anteriormente. [...] Se ha hecho un buen comienzo".

 

Hannes Ihrig dirige la Escuela Humboldt desde su reapertura en 1956 hasta 1961 y es Director de la Escuela Alemana en El Salvador hasta finales de la década de 1960.

Las clases

Después de la reapertura, las clases en la Escuela Humboldt se basan inicialmente en el currículo costarricense y, a diferencia del período anterior a la guerra, se llevan a cabo en español, pero también se enseña alemán. El objetivo es construir una escuela primaria de seis clases. En el primer año escolar después de la reapertura, sólo los estudiantes de Kindergarten a segundo grado están inscritos. Más tarde, se añadirá una escuela secundaria superior de cinco clases y el objetivo es que todos terminarán la escuela hablando tres idiomas (alemán, español e inglés) y con buenos conocimientos científicos.

 

La tarea principal de la Escuela Humboldt no es sólo enseñar alemán a los estudiantes germano-costarricenses alemán, sino desde el principio se trata de transmitir los valores culturales asociados a ellos. Otro propósito de la Escuela Alemana es que los estudiantes de las familias Alemanes establezcan contactos entre sí y con costarricenses de la élite con el fin de fijar el rumbo para su futuro.

Importancia de la escuela en la sociedad

La función central de la Escuela Humboldt es preservar los aspectos alemanes de la identidad como Alemanes en generaciones posteriores, pero siempre en la conciencia de ser una parte integral pero diferente de la sociedad costarricense. La Escuela Humboldt desempeñó un papel decisivo en el fortalecimiento de las relaciones entre la minoría alemana en Costa Rica y la población costarricense. 

La primera generación de padres en particular educa a sus hijos en la creencia de que son parte de Costa Rica y al mismo tiempo conservan sus antecedentes alemanes. De esta manera, deben estar arraigados en la sociedad costarricense, al mismo tiempo que establecen importantes relaciones sociales y económicas con la República Federal de Alemania.

Como Richard Steinvorth deja claro en una carta de julio de 1959, la compañía Humboldt-Schule es

"un negocio [...] no es un negocio lucrativo. Depende de si hay suficiente entusiasmo en la colonia alemana y con nuestros amigos costarricenses para tener su propio club y escuela de nuevo, y no solo el entusiasmo, sino también el deseo y la voluntad de ayudar y trabajar en sus instalaciones". (Fig. 8).

Entre los destinatarios de esta carta se encuentra Helmut Ruge, cuya respuesta escrita también se guarda en los archivos de la escuela. Como un objetivo importante de la escuela, se formula "como un portador de la cultura, costumbres y unión alemanas, para sentar un pie de espalda y una base para las generaciones futuras". (Fig. 9).

Para él, la reconstrucción de la escuela alemana parece ser un deseo más urgente que el renacimiento del Club Alemán: "Personalmente creo que la escuela [...] daría la mejor oportunidad para el más alto estado cultural de la sociedad; porque sería probable que un club degenere en un club de bebedores de cerveza, sin que un día la escuela alemana pudiera salir de él". (Fig. 10).

Ya a principios de la década de 1960, la Escuela Humboldt es una escuela privada establecida, a la que no sólo asisten hijos de los Alemanes, sino también a la que las familias costarricenses y diplomáticos extranjeros envían a sus hijos (Fig. 11-13).

Incluso hoy en día, el Colegio Humboldt es un colegio bicultural que enseña tres idiomas con un excelente nivel académico, que ofrece a sus estudiantes una educación contemporánea en el marco de una pronunciada pluralidad social y cuenta con el apoyo de la República Federal de Alemania tanto financieramente como a través del envío de personal docente.

Literatura:

75 Jahre Humboldt-Schule. De la Escuela Alemana al Colegio Humboldt, hg. Von M. Avram de Ortiz et al. Im Auftrag der Institution Cultural Germano-Costarricense, San José 1987. 

Ihrig, Hannes: Als Lehrer an der Deutschen Schule in Costa Rica, in: Verband Deutscher Vereine im Ausland e. V. (Hrsg.), Wir Deutsche in der Welt, 1937, S. 77-88.

Meissner, Carlos Albrecht Meissner: A Resilient Elite: German Costa Ricans and the Second World War, unveröffentlichte Diss. New York 2010.

Nemcik, Christine C.: Germans, Costa Ricans, or a question of dual nationalist sentiments? The german community in Costa Rica. 1850-1950, unveröffentlichte Diss. Indiana 2001.

Schulchronik zum 100. Geburtstag, hg. vom Deutsch-Costaricanischen Kulturverein, San José 2012.

o. A., Alexander Humboldt, in: Sonderbeilage „Colegio Humboldt 1912-1987” in „La Nacion” vom 4.7.1987, S. 4C.

 

Sitio web: 

Archivo National Costa Rica CLD, Segundo Semester, Cartera de Economia y Hacienda No. 83, 15.12.1954

Patrocinado por