La Presidencia de León Cortés Castro

La década de 1930, y especialmente la presidencia de León Cortés Castro (1936-1940) (Fig. 1), son años dorados para los Alemanes. 

Aunque Costa Rica es formalmente una democracia, el Presidente admira a Hitler (Fig. 2) por el estricto orden, disciplina y éxito económico de Alemania. Aunque la investigación histórica es controvertida en cuanto a la medida en que León Cortés Castro fue partidario del nacionalsocialismo, la actitud anticomunista y profascista de su gobierno permite a los Alemanes mostrar abiertamente su simpatía por la Alemania de Hitler y difundir la propaganda nazi en Costa Rica.

En enero de 1937, el comandante del buque naval "SMS Schleswig-Holstein" con la bandera esvástica es recibido en Costa Rica (Fig. 3) y el Club Alemán organiza una celebración para el presidente costarricense y los marineros alemanes con motivo de este evento. 

En este contexto, Hannes Ihrig, el director de la escuela en ese momento revela a un "líder del partido": 

"Confesamos que luchamos duro y a menudo fue difícil. Pero ahora también estamos demostrando que los alemanes en Costa Rica hemos reconocido correctamente la voluntad nazi del líder. La división del partido, la Asociación Alemana, la escuela, casi todos los camaradas del pueblo, todos compiten por demostrar la verdad por estas palabras".

Los líderes sostienen el nacionalsocialismo, y la población reconoce similitudes entre los dos estados en el anticomunismo y el antisemitismo, como describe el director Hannes Ihrig en su ensayo "Nosotros, los alemanes, en el mundo." (1937): 


"El gobierno actual funciona de una manera muy agradable contra el comunismo, el judaísmo y la corrupción interna". 

Los propietarios de los cafetales y terratenientes alemanes tienen un gran peso político, y algunos nacionalsocialistas ocupan cargos importantes en el gobierno costarricense, como Max Effinger, el director de obras públicas. Aunque varios estudios mencionan su presunta participación en la prohibición de inmigración a los judíos, no hay evidencia de ello.

 

Pocos alemanes parecen convencidos del nacionalsocialismo o esperan obtener más poder a través de una posición importante en el NSDAP-AO. El problema es que la mayoría acepta el nacionalsocialismo, porque el Tercer Reich encarna su propio anhelo de la restauración de la antigua grandeza de su patria y, por último, pero no menos importante, promete negocios dignos.

El NSDAP-AO

Los nacionalsocialistas se encuentran en Costa Rica entre los más altos representantes diplomáticos del estado alemán en Costa Rica y los maestros que Berlín envía a la Escuela Alemana en San José. En 1931, el NSDAP-AO, la organización extranjera del Partido Nacional Socialista Obrero de Alemania, fue fundado para que los alemanes que vivían en el extranjero pudieran apoyar al partido. En 1934, un grupo del Partido Nazi se formó en la capital costarricense por iniciativa de los alemanes más jóvenes. Hay otros grupos locales en Guadalupe y Limón, y en Puntarenas hay una base. Herbert Knöhr se convierte en el primer líder del grupo local San José y, por lo tanto, líder del partido de Costa Rica. Nació en Costa Rica en 1891 como miembro de una antigua familia inmigrante alemana, pero fue socializado principalmente en Alemania, donde luchó en la Primera Guerra Mundial y se unió al Partido Nazi en 1932.

 

Según varias listas en los Archivos Federales, que proporcionan información sobre la membresía del NSDAP-AO, así como de acuerdo con una lista incompleta en los Archivos Nacionales en San José, alrededor del 12 por ciento de los Alemanes se unen al NSDAP-AO. No sólo los Alemanes más pobres, que vinieron a Costa Rica después de la Primera Guerra Mundial, sino también los miembros más jóvenes de las familias establecidas muestran su favoritismo acerca del partido nacionalsocialista. 15 a 20 de los miembros del NSDAP-AO vienen de las familias más conocidas. Ellos son los que hacen que el nacionalsocialismo es aceptado socialmente.

 

Algunos de ellos se casan con las familias de los Alemanes más pobres, influenciados por los nazis. Por otro lado, sólo unos pocos de los miembros mayores se convierten en miembros del partido. Los motivos de la membresía varían. Herbert Knöhr y Rudolf Peters, por ejemplo, esperan obtener más poder dentro de la élite de su afiliación al partido. Cegados por el patriotismo y sus propias ambiciones, ellos, así como otros partidarios y simpatizantes del nacionalsocialismo, no parecen darse cuenta de que ponen en serio peligro las relaciones entre Alemanes y la sociedad costarricense.

Nacionalsocialismo vs. transnacionalidad

Dado que sólo los ciudadanos alemanes pueden unirse al Partido Nazi, algunos Alemanes son admitidos, otros son excluidos y discriminados a base de la ideología nazi de la raza aria. 

En su racismo, el nacionalsocialismo es anti-costarricense, por lo que la transnacionalidad de los Alemanes y la cosmovisión nacionalsocialista son incompatibles. Pero muchos no reconocen esta contradicción. Tal vez vivan demasiado lejos de Alemania para darse cuenta de que el nacionalsocialismo tiene poco que ver con lo que es el alemán en Costa Rica, y el propio NSDAP no tiene ningún interés en presentarse en Costa Rica. 

Incapaces de preservar toda la dimensión de su transnacionalidad y de ser leales a Costa Rica, algunos de los Alemanes abren la puerta al nacionalsocialismo.

Propaganda nacionalsocialista

El consulado alemán, el club alemán y la escuela alemana desempeñan un papel central en la difusión de la propaganda nazi. En primer lugar, el Deutsche Club, que fue encabezado por Herbert Knöhr desde el año 1932, que más tarde se convirtió en el líder del grupo local NSDAP-AO, es un lugar de encuentro para los nacionalsocialistas locales. Luego, sin embargo, los miembros mayores detienen las actividades nazis en el club. 

En los años siguientes, los encuentros tienen lugar temporalmente en la escuela alemana, hasta que con el creciente prestigio de los nacionalsocialistas bajo los Alemanes y las victorias de los ejércitos de Hitler, el regreso al Club Alemán tiene éxito. Por ejemplo, recaudan fondos para apoyar a los nazis y celebran el cumpleaños de Hitler (Fig. 4 y 5).

Entre 1937 y 1939 se recibieron en el país por medio del Consulado Alemán docenas de paquetes de material de propaganda destinado al Club Alemán y a la Escuela Alemana. Estos incluyen libros, películas y proyectores de cine, así como grabaciones de discursos políticos. Las medias verdades y mentiras sobre la guerra se difunden a través del boletín "Servicio Informativo", distribuido por el Consulado Alemán y más tarde por el Club Alemán, del que se publican alrededor de 60 números en 1939/1940.

Se insta a los lectores a no creer las supuestas noticias falsas de medios extranjeros. El boletín también pide escuchar programas de radio alemanes emitidos en español y alemán. La radio alemana, que se puede recibir en América Latina incluso en los lugares más remotos, facilita la difusión de la propaganda nazi.

 

El boletín y las emisiones de radio también incitan a su audiencia contra comunistas y judíos. Los judíos en Costa Rica son acusados de defraudar a los costarricenses más pobres. Los nacionalsocialistas creen que tales mentiras conquistarán a la clase mercante en Costa Rica por su ideología y los convertirán en partidarios de sus aspiraciones antisemitistas.

Aunque no todos los Alemanes se identificaron con las ideas nazis, no hicieron nada para detener la difusión de estas herramientas de propaganda. Pero los medios costarricenses también subestiman la influencia del nacionalsocialismo y la culpan principalmente a líderes nazis como Karl Bayer, su asistente Humbert Adrians y Alberto Fortuniak.

El papel de la economía

La atracción del nacionalsocialismo que sienten los Alemanes tiene que ver también con los intereses económicos. Incluso aquellos que rechazan a Hitler y su ideología encuentran que las relaciones comerciales con el Tercer Reich están resultando lucrativas. Los productores de café y las personas que viven de las exportaciones se benefician en particular de los contactos con la Alemania nazi. El imperio importa importantes materias primas de América Latina y su importancia como socio exportador de Costa Rica crece de 7.4 por ciento del comercio total en 1932 a 25.1 por ciento en 1939 (Fig. 6).

El comercio con Alemania es decidido por las autoridades, de modo que los buenos vínculos con el régimen nazi y el líder del grupo local NSDAP-AO Herbert Knöhr, que es responsable del acceso a la marca ASKI (cuenta especial de extranjero para pagos nacionales), son de suma importancia. La participación de Herbert Knöhr en las exportaciones de café por sí sola aumentó en un 94 por ciento entre 1933/34 y 1938/39.

 

El buen negocio con el régimen nazi aumenta la aceptación general de los nacionalsocialistas entre los alemanes. No reconocen las consecuencias negativas de sus acciones para las relaciones con otros costarricenses. Esto muestra la facilidad con la que una minoría puede perder su estatus privilegiado si los miembros individuales colocan imprudentemente sus propios intereses (económicos) por encima de los del grupo.

Consecuencias del comienzo de la guerra en 1939

Con el estallido de la guerra, muchos Alemanes son cegados por su patriotismo a Alemania, por lo cual no ven el peligro para su propia posición en Costa Rica. Porque el énfasis excesivo en los aspectos alemanes de su identidad ya no será aceptado en la sociedad costarricense, de la que los alemanes creen que pertenecen, a más tardar después de 1939. Su abierta simpatía por su patria de Alemania se interpreta en muchos casos como un compromiso con el nacionalsocialismo.

 

Es precisamente la apariencia vociferante de los miembros del Partido Nazi lo que está llevando cada vez más a tensiones sociales. Familias enteras están divididas por el nacionalsocialismo. La aparición pública y negativa de los principales miembros del partido, como Herbert Knöhr, que es percibido como codicioso desenfrenado, oportunista y estridente, hace mucho daño y conduce a una redefinición de lo que significa ser alemán. Ser alemán está ahora asociado con el comportamiento negativo de los nacionalsocialistas individuales.

La élite de los Alemanes todavía tiene la oportunidad de salvarse si se distancian más de los nacionalsocialistas entre ellos. Sin embargo, se perciben intentos aislados como un comunicado de prensa en 1936. Especialmente después del estallido de la guerra, tales señales serían importantes, en cambio demasiados Alemanes permiten que sus sentimientos patrióticos por Alemania los abrume cuando Estados Unidos y Costa Rica se alían con los opositores alemanes a la guerra y la influencia de Estados Unidos en América Latina se hace más fuerte. 

El sucesor de Herbert Knöhr como líder del grupo local, Karl Bayer, incluso organizó una reunión de 300 Alemanes en el Club Alemán en septiembre de 1939 para demostrar su apoyo al Tercer Reich.

El papel de los Estados Unidos

Incluso antes del estallido de la guerra, había un temor irreal en los Estados Unidos de una invasión nazi de América Latina por la llamada "Quinta Columna" de Hitler. Casi todos los informes de los Estados Unidos hablan de una estructura nacionalsocialista muy bien organizada en América Latina (Fig. 7).

Con respecto a Costa Rica, existe la idea de que el 80 por ciento de los alemanes son nacionalsocialistas y, junto con los inmigrantes de origen italiano, son muy predispuestos acera al nazismo en sus países de origen. Este miedo infundado es alimentado por el régimen nazi con noticias falsas, fomentando las especulaciones sobre el supuesto espionaje y las actividades terroristas en el extranjero. 

 

En el caso de Costa Rica, esto es de particular preocupación para los Estados Unidos debido a la posición estratégica del país por su proximidad al Canal de Panamá y la costa del Pacífico como posible base militar (Fig. 8).

Los responsables en Washington instan a actuar contra los alemanes en América Latina y se muestran escépticos ante la presencia visible del nacionalsocialismo y la influencia de los empresarios germano-latinoamericanos. Para muchos estadounidenses, ser alemán es sinónimo de nacionalsocialista.

Aunque la simpatía de los alemanes hacia el nacionalsocialismo provoca la crisis, la presión de Estados Unidos sobre Costa Rica es mucho más fuerte de lo necesario. Una de las razones puede ser que Estados Unidos quiera eliminar la competencia alemana en el área comercial y obtener ventajas políticas y financieras del desplazamiento de los alemanes. En última instancia, los intereses económicos y el juicio erróneo de una amenaza alemana desde América Latina conducen a una reacción exagerada por parte de Estados Unidos.

artikel_2a_foto_7.jpg

Fig. 7: Anuncio de los EEUU del tiempo de la Segunda Guerra Mundial (Fuente: https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/9/9e/%22Appreciate_America_Stop_the_Fifth_Column%22_-_NARA_-_513873.jpg; último acceso: 24.7.2020)

La victoria electoral de Rafael Ángel Calderón Guardia

La situación de los Alemanes está empeorando con la victoria electoral de Rafael Ángel Calderón Guardia (Fig. 9) en 1940. Aunque pertenecen al mismo partido, el nuevo presidente, a diferencia de su predecesor, León Cortés Castro, se opone públicamente a los poderes del Eje y busca la cooperación (militar) con los Estados Unidos.

Para Estados Unidos y Costa Rica, ser alemán está asociado en ese momento con agresividad, arrogancia y la falta de respeto en este momento y se considera sinónimo de nazis. Es por eso que uno de los primeros actos del nuevo presidente es despedir al nacionalsocialista Max Effinger. Las relaciones económicas con la Alemania nazi también se reducirán. Las protestas contra la Alemania nazi y la difusión de la propaganda nazi y sus símbolos en Costa Rica también se están intensificando entre la población (Fig. 10).

Literatura: 

Berth, Christiane: La inmigration alemana en Costa Rica. Migración, crisis y cambios entre 1920 y 1950 en entrevistas con descendientes alemanes, in: Revista de Historia de América 137 (Jan-Dez 2006), 2006, S. 9-31. 

Berth, Christiane: Kaffeehandel in Krisenzeiten. Die Netzwerke deutscher Kaffee-Akteure in Zentralamerika 1919-1939, in: S. Kunkel / C. Meyer (Hg.): Aufbruch ins postkoloniale Zeitalter. Globalisierung und die außereuropäische Welt in den 1920er und 1930er Jahren, Frankfurt/New York 2012, S. 62-81. 

Berth, Christiane: Biografien und Netzwerke im Kaffeehandel zwischen Deutschland und Zentralamerika 1920-1959 (= Hamburger Historische Forschungen 6), Hamburg 2014.

Friedman, Max Paul: Nazis and Good Neigbours. The United States Campaign against the Germans of Latin America in World War II, Cambridge 2003. 

Gurcke Donald, Heidi: We Were Not the Enemy. Rememberging the United States’ Latin-American Civilian Internment Program of World War II, Lincoln 2006.

Ihrig, Hannes: Als Lehrer an der Deutschen Schule in Costa Rica, in: Verband Deutscher Vereine im Ausland e. V. (Hrsg.), Wir Deutsche in der Welt, 1937, S. 77-88.

Leopold, Werner F.: Der Deutsche in Costa Rica, Hamburg 1966.

Lübken, Uwe: Bedrohliche Nähe. Die USA und die nationalsozialistische Herausforderung in Lateinamerika, 1937-1945, Stuttgart 2004.

Meissner, Carlos Albrecht: A Resilient Elite. German Costa Ricans and the Second World War, unveröffentlichte Diss. New York 2010.

Montero Mora, Andrea M.: Club Alemán de Costa Rica. Más de un siglo de historia, San José 2010.

Mora, Dennis Arias / Christiane Berth: Die Berichterstattung der costaricanischen Konsuln. Politische Zurückhaltung, Dominanz wirtschaftlicher Fragen und restriktive Einwanderungspolitik, in: F. Bajohr / C. Strupp (Hrsg.), Fremde Blicke auf das „Dritte Reich". Berichte ausländischer Diplomaten über Herrschaft und Gesellschaft in Deutschland 1933-1945. Göttingen 2011, S. 266-286.

Nemcik, Christine C.: Germans, Costa Ricans, or a question of dual nationalist sentiments? The german community in Costa Rica. 1850-1950, unveröffentlichte Diss. Indiana 2001.

 

Sitios web:
Mora, Arias Dennis: El fantasma nazi, 2008 (https:// http://wvw.nacion.com/ancora/2008/junio/01/ancora1555833.html; letzter Zugriff: 20.07.2020).

 

Fuentes: 

Bundesarchiv Berlin-Lichterfelde, NS 9 Auslandsorganisation der NSDAP, 180-184

Archivo National Costa Rica RREE, Caja 545

Patrocinado por